En el día de ayer “Les Corts Valencianes” aprobaron el texto de reforma de la Ley 4/2010 de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos Públicos. Y si bien esta reforma ha supuesto un gran avance para la sociedad valenciana en general en relación a diversos aspectos como la música y los espectáculos en vivo, así como por garantizar el acceso de menores a la cultura. También se ha desaprovechado una oportunidad histórica de acabar con una situación de injusticia y discriminación histórica que sufren los establecimientos y locales valencianos. Dado que se ha mantenido intacto un régimen sancionador totalmente desproporcionado en cuanto a las sanciones a establecimientos abiertos al público por consumo de estupefacientes por parte de sus clientes cuyas multas superan con mucho las cantidades establecida por la Ley de Seguridad Ciudadana (Ley Mordaza) para el resto del estado. Lo que ha dado pie durante años a situaciones de arbitrariedad y de persecución a determinados establecimientos o espacios, ocasionándoles la ruina y obligándoles al cierre.

En concreto la Ley 4/2010 prevé como infracción muy grave en el numeral primero del artículo 52: “Permitir o tolerar actividades o acciones penalmente ilícitas o ilegales, especialmente en relación con el consumo o tráfico de drogas.” Y para las infracciones muy graves el artículo 54.3 prevé una sanción de 30.001 a 60.000 euros y acumulativamente hasta 600.000. Además de que también se pueda clausurar el local hasta tres años y acumulativamente hasta 10, la suspensión de la actividad por el mismo o la inhabilitación para organizar ningún tipo de actividad durante el mismo tiempo.

Esta desproporción se puede ver como además supone una discriminación  para los locales y establecimientos valencianos, así como también a eventos públicos o conciertos, dado que la Ley Orgánica 4/2015 de Seguridad Ciudadana  para la misma conducta solicita una sanción grave cuya cuantía va de los 600 euros a los 30.000 euros.

Esta modificación que simplemente suponía la aplicación a los establecimientos valencianos del mismo régimen sancionador que la “ley mordaza” aplica al resto del estado, era la primera enmienda planteada por el grupo de Podemos-Podem. Es decir, simplemente que esta conducta pasará de ser muy grave a grave, cuya sanción máxima serían 30.000 euros, y no que esta cuantía fuese la inicial, y que pudiese llegar a 60.000 euros o incluso a 600.000, como finalmente se ha mantenido.

Del mismo modo, la otra enmienda planteada por PODEMOS-PODEM era establecer que podía haber supuestos de consumo en locales que pudieran suponer una sanción leve para el local, atendiendo a caso de poca entidad. Es decir, en casos absolutamente puntuales, en que el local hubiese establecido todas las medidas posibles para evitar este tipo de consumos, en locales en que no pudieran acceder menores y en que la sustancia no fuese de las consideradas perjudiciales a la salud o en que no hubiese una ostentación o permisividad del consumo, etc… Dado que por razones nuevamente de proporcionalidad y seguridad jurídica, pueden existir casos de menos gravedad que podrían solucionarse con multas al establecimiento de 100 a 600 euros, que es lo previsto para las sanciones leves.

Estas dos iniciativas contaron desde el primer momento con el apoyo del grupo parlamentario de COMPROMÍS ya en la comisión de elaboración de la ley, y obtuvieron también el voto favorable del grupo de CIUDADANOS y de los diputados no adscritos en pleno celebrado en el día de ayer. Pero por desgracia el voto negativo e incomprensible del PSPV-PSOE y del PP, imposibilitaron por muy poco las modificaciones que hemos explicado.

Ante esta situación desde “Fòrum Cannàbic Valencià”, en tanto que estuvimos en el pleno como observadores, y habiendo estado facilitando información a los diferentes grupos parlamentarios en relación a las reformas solicitadas, queremos expresar:

-Nuestro agradecimiento a todos los grupos parlamentarios, diputadas y diputados que nos quisieron escuchar.

-Nuestro reconocimiento a todas y cada una de las diputadas y diputados que votaron favorablemente a las enmiendas presentadas para reforma de esta ley de espectáculos.

También nos gustaría preguntar a los grupos parlamentarios que votaron “NO” a estas dos enmiendas que nos expliquen ambos:

-¿Por qué un establecimiento valenciano puede debe pagar entre 30.000 y 60.000 euros o incluso 600.000 por unos hechos, por los que los establecimientos del resto del estado deben pagar entre 600 y 30.000 euros?

Del mismo modo que nos gustaría preguntarles por separado:

-Al PSPV-PSOE: ¿Por qué si dice estar en contra de la Ley Mordaza apoya su endurecimiento en relación a los locales y establecimientos valencianos?

-Al Partido Popular: ¿Por qué no se debe imponer las mismas sanciones a los locales valencianos que a los locales del resto del Estado tal y como prevé su Ley de Seguridad Ciudadana aprobada en su mayoría absoluta?

Por último, desde el Fòrum Cànnabic Valencià seguiremos denunciando las injusticias y desproporciones que vengan dadas por una política de drogas absolutamente represiva y alejada de la realidad social. Seguiremos apostando por un regulación moderna y realista del consumo de estupefacientes.